EEUU Casi Detona Una Bomba Atómica Sobre Carolina Del Norte En 1961

Bomba Atómica

Un documento secreto, publicado en forma desclasificado por primera vez por The Guardian, revela que la Fuerza Aérea de los EE.UU. estuvo dramáticamente cerca de detonar una bomba atómica sobre Carolina del Norte que habría sido 260 veces más potente que el dispositivo que devastó Hiroshima.

El documento, obtenido por el periodista Eric Schlosser bajo la Ley de Libertad de Información, proporciona la primera evidencia concluyente de que EE.UU. se salvó por poco de un desastre de proporciones monumentales cuando dos bombas de hidrógeno se cayeron accidentalmente sobre Goldsboro, Carolina del Norte el 23 de enero 1961. Las bombas atómicas cayeron a tierra de un bombardero B-52 y uno de los dispositivos se comportó exactamente como este tipo de armas nucleares fueron diseñadas para comportarse en la guerra: su paracaídas se abrió, sus mecanismos se activaron, y sólo un interruptor de voltaje impidió una catástrofe nuclear.

Cada bomba atómica llevaba una carga útil de 4 megatones – el equivalente a 4 millones de toneladas de explosivo TNT. Si el dispositivo se hubiera detonado, las consecuencias podría haber sido letales afectando a Washington, Baltimore, Filadelfia y al norte de la ciudad de Nueva York – poniendo a millones de vidas en riesgo.

Aunque ha habido especulaciones acerca del incidente, el gobierno de EE.UU. ha negado públicamente en repetidas ocasiones que su arsenal nuclear haya puesto vidas de estadounidenses en peligro por fallos de seguridad. Sin embargo, en el documento recién publicado, un ingeniero jefe de los laboratorios nacionales responsables de la seguridad mecánica de las armas nucleares, concluye que “un simple interruptor de baja tensión se opuso entre los Estados Unidos y una gran catástrofe “.

Ocho años después del accidente, Parker F Jones escribió sobre las bombas atómicas que cayeron sobre Carolina del Norte, sólo tres días después de John F Kennedy hiciera su discurso de investidura como presidente. Los controles de seguridad fueron insuficientes y un interruptor de final impidió un desastre de una explosión nuclear en EE.UU.

El accidente ocurrió cuando un bombardero B-52 se averió, después de haber despegado de la base aérea de Seymour Johnson en Goldsboro para un vuelo rutinario a lo largo de la costa este. De los cuatro mecanismos de seguridad de una de las bombas, diseñados para evitar la detonación accidental, tres no funcionaron correctamente. Cuando la bomba atómica cayó al suelo, una señal de disparo se envía a la central nuclear del dispositivo, y no fue hasta que un interruptor final, altamente vulnerable, evitara el desastre nuclear.

El documento fue descubierto por Schlosser como parte de su investigación en su nuevo libro sobre la carrera armamentista nuclear, Mando y Control. Con la libertad de información, descubrió que al menos 700 accidentes importantes e incidentes relacionados con armas nucleares se registraron solamente entre 1950 y 1968.

“El gobierno de EE.UU. ha tratado de ocultar esta información al pueblo estadounidense con el fin de evitar preguntas sobre su política de armas nucleares”, dijo. “Nos dijeron que no había ninguna posibilidad de que estas armas se detonasen accidentalmente, sin embargo, aquí hay una que casi lo hizo.”

Photo credit: whatsthatpicture via photopin cc

TheGuardian

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>